Por Diego Ávalo
9 Ago 2022
Sudamercana2022

Nacional jugó el peor partido en lo que va del año, y quedó afuera ante un equipo brasileño que hizo mejor las cosas.

Con gruesos errores. El Bolso salió a jugar el partido del año con un solo cambio, tomando en cuenta el partido de la semana pasada. El ‘Pumita’ Rodríguez ingresó por Leandro Lozano. El resto se mantuvo al igual que la figura táctica. La diferencia en goles en el inicio era de un solo tanto, pero en el juego era de más. Y para colmo de males, a los pocos minutos de juego, tras un grueso error, convierten el gol de la apertura del tanteador, y ahí se terminó el partido para Nacional. Nunca logró imponer su juego, al contrario, se perdían las divididas, se erraban pases, y encima hubo una diferencia en intensidad muy notoria. Así fue que el segundo gol cayó antes de la primera mitad, y lo que parecía muy difícil, se tornó en imposible. 


Con cambios. El segundo tiempo vino con variantes. Ingresaron Brian Ocampo, Alex Castro y Luis Suárez. Pero la imprecisión, y el desnorteo en el juego continuaron. Pese a que el equipo rival se replegó y entregó la pelota, jamás se encontró la manera de doblegar el bloque defensivo que pusieron los brasileños. En un nuevo error de Leo Coelho, que jugó un muy mal encuentro, vino el tercero para sellar lo que ya era un hecho, el triunfo y clasificación del Goianiense. 

Superados en todo. El partido de hoy fue un duro golpe de realidad. Nos ilusionamos porque en lo local se veía un buen juego, y por la incorporación de Luis Suárez, pero nos llevamos una dura bofetada.  Hubo una diferencia en intensidad, en precisión en los pases, en precisión en los controles, y hasta en las pelotas divididas que realmente nunca nos dieron la más mínima chance de ponernos en partido. Además, sumamos rendimientos llamativamente bajos de jugadores que normalmente venían siendo regulares. Y a todo esto, agregamos errores de baby fútbol, porque los tres goles fueron yerros propios, más allá de la superioridad del rival. Así es muy difícil. Ahora hay que enfocarse en lo local. Que este duro golpe no nos desenfoque de lo que queda. La ilusión fue destruida y hay que dejarla de lado rápidamente para seguir bien arriba en la Anual, y lograr el objetivo que queda que es el Uruguayo. 

Hoy más que nunca, ¡Nacional para todo el mundo carajo!


Diego Ávalo





SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta